Blogia
ESTO ES DE LOCOS¡¡¡¡

LA VERDAD

  • ¿Qué es la verdad, mami? – preguntó Micah de forma espontánea mientras movía la ambulancia de juguete de forma rítmica.
  • ¿Qué dices Micah? -  su madre dejó los utensilios de cocina con los que se encontraba elaborando el almuerzo.
  • Pues eso, tú siempre me dices que diga la verdad, en el cole no paran de decirnos que siempre digamos la verdad, ¿por qué la verdad es tan importante?
  • Pues tal vez, porque es como el Oro, ¿sabes? El oro vale mucho porque hay poco, pues con la verdad pasa algo parecido, es muy valiosa porque hay muy poca gente que la dice.
  • Pero el oro lo quiere tener mucha gente, si son los dos tan valiosos, ¿por qué no dice la gente la verdad?
  • Porque decir siempre la verdad es complicado, porque a veces nuestra verdad hiere a los demás o a nosotros mismos. ¿Por qué cuando rompistes el jarrón del pasillo me dijistes que habían sido unos duendes y no tú con la pelota?
  • Porque me ibas a reñir.
  • Exacto, no dijistes la verdad porque te daba miedo lo que te iba a decir después de ella, muchas veces nos da más miedo las consecuencias de la  verdad que la verdad misma.
  • Pero entonces, mami, ¿qué es la verdad?
  • La verdad es decir lo que se siente, lo que se sufre, lo que se ha hecho, etc, sin que te importe las consecuencias, sin temer lo que pueda pasar. La verdad siempre duele, ya lo dice el refrán pero muchas veces preferimos la verdad, porque la mentira duele más que la verdad.
  • Pues no lo entiendo.
  • Ni yo Micah, ni yo. Pero lo que importa es que la verdad, no se sabe como, siempre sale a flote, como si de un trozo de madera sobre el mar se tratase. Así que no la escondas, ve siempre con la verdad, te depará buenas consecuencias al final.
  • Pues no he entendido nada, ¿pero sabes una cosa mami?
  • ¿Dime?
  • Que lo que sí es verdad es que tengo un hambre enooooooooorrme.
 

Su madre y Micah rieron con ganas mientras, el pequeño se abrazaba a las piernas de su madre, llegándole la cabeza a la cintura mientras resfregaba sus mofletes en un inmaculado delantal. 

QUE USTEDES LO DISFRUTEN 

WALTER HEGOR

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

magnica -

Bonito relato aunque algo utópico, no creo que siempre sea necesario decir la verdad, sobre todo cuando ésta puede hacer daño, a veces es mejor vivir engañado, en la ignorancia, sin saber...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres