Blogia
ESTO ES DE LOCOS¡¡¡¡

Sin explicación....

Lloraba tras esa esquina con sus manos en el rosotr y aquella coleta que casi le llegaba a donde la espalda pierde su honroso nombre. No contaba más de 28 primaveras, pero aún así lloraba como si tan solo hubiese conocido 15. De cuclillas, apoyando los codos sobre sus rodillas no le daba tiempo ni a respirar entre lágrima y lágrima. Allí, junto al pilar en que se ataba la loneta de la carpa que los alejaba del frío en aquella playa, nadie se había fijado en ella, en aquella pobre chica que lloraba desconsolada, ¿por qué? Tal vez ni ella misma lo supiese. La vida se basa en prioridades y parece que lo que era su prioridad en aquel momento tal vez había decidio que ella fuese la cola de sus prioridades, quien sabe. O tal vez estuviera tan borracha que le hubiesen entrado ganas de llorar amargamente por alguien que se le fue, por un amor que se marchó o simplemente porque el alcohol tenía que salir por algún lado y si no lo hacía orinando pues buenas podían ser las lágrimas. esta claro que en esta vida todo tiene un por qué y que aquella chica llorara tan desconsoladamente sobre sus rodillas tenía que estar fundamentado de alguna forma. La lógica imperante de esas horas de la noche, me decía que me acercara a ella, joder, tal vez tuviese algún problema. Pero la lógica imperante del saber de como son las noches con alcohol y drogas a la orilla del mar me decía que ni se me pasara por mi cabeza estar a menos de 200 mts de aquella chiquilla que bien podía haber sido vilipendiada por alguien o lo mismo había ingerido una mezcla explosiva de alcohol y drogas.

Pero las lágrmias... las lágrimas es lo que tienen, que son capaces de hablandar al goliat más gallito que pueda existir en todo el mundo. No hay cosa que aún hombre le implore más lástima que una mujer desbordad por el llanto, sí, nosotros somos el sexo débil. Así que mientras nadie deparaba en ella, ni en su llano, ni en su caso falta de aliento, yo sí deparé y sin saber por qué pedí una botella de agua a la barra, lentamente con aquella botella me acerqué hacia ella, se la ofrecí para beber, levantó su mirada, me miró con los ojos hundidos casi dentro de sus cuencas, estaba completamente pálida, me fije en sus manos, llenas de sangre y pude ver que lloraba sobre un charco del mismo elemento. De su estómago caían grandes gotas del agua de la vida, quedé inmóvil, a aquella niña se le estaba escapando la vida con cada gota que caía en aquel charco. No supe reaccionar, tan solo mirarla, mientras ella me miraba y sus ojos tan precioso se iban volviendo blancos y acababa sentada con la espalda en la pared, después de marchársele su vida ante mis ojos.

¿Y todo por qué? Creo que nunca descubriré por qué aquella niña se quedó en aquella playa, y nunca sabré por qué fui incapaz de no hacer nada.

 


 

QUE USTEDES LO DISFRUTEN

WALTER HEGOR 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

4 comentarios

magnica -

nunca se me dieron bien las metáforas...

mis a y b si que son tristes

Walter Hegor -

x coolgirl:

Gracias Podría ser una buena metáfora de la vida.

x magnica:

tampoco es triste, busca la metáfora, a es b, lo triste puede ser precioso, alguna q otra vez. saludossss
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

magnica -

que triste(1)...

debería estar prohibido escribir cosas tan tristes(2) estando de vacaciones.

tu relato me ha dejado triste(3)...

en situaciones como esa es dificil reaccionar, y probablemente no hubieras podido ayudarla.

besitos!

acoolgirl -

Que duro debe ser vivir algo asi. Tanto para el que sufre el dolor como para el que lo ve.

Un relato muy sorprendente, enhorabuena!

Un besooo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres