Blogia
ESTO ES DE LOCOS¡¡¡¡

CARTAS PARA TI

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Pirámide invertida

Un cuento para dormir...

Ella dormitaba tranquilamente junto a él, el acompasado ritmo de su respirar era el compañero de vigilia del sueño que feliz aquel hombre mantenía. La luz plateada de la luna relucía el dorado pelo de ella descansando sobre la almohada, dándole la espalda a su compañero que la mantenía abrazada como si se tratase de algo propio. Y nadie pudo evitarlo entonces, algo en su interior le llamaba y le hacía que se acercase a ella casi a su oído, de manera sigilosa, intentando moverse lo menos posible para que no se despertarse, así comenzó a susurrarle:

"Ahora que se que no me oyes, en la soledad del sueño y mientras tu pelo descansa sobre mi almohada de mis caricias diarias, tengo que decirte mil y una cosas. Hace mucho tiempo, que no te quiero, ni te deseo, es algo más fuerte que todo eso. El amor junto a lo que yo siento es un sentimiento irrisorio que ni comparársele puede al latir de mi corazón. Perpleja vive mi mirada ante cada vez que me pierdo en el mar azul de tu mirar y dejo a mi cuerpo sin sangre cuando te siento respirar tan cerca como ahora. Ya no se ni como decirte esas cosas que me pides que te diga y que en vez de decirlas impregno en cada una de mis caricias y marco en cada uno de mis besos. Porque mis gestos son la mayor de mis novelas que hablan de amores eternos y perpetuos que superan las barreras de lo terrenal. Si existe otra vida después de esta, por seguro que tengo, que allí, seguirás siendo la reina de todo momento que tenga en ese reino. Por eso, niña mía, por eso, cada vez que te tengo durmiendo en esta cama, en la que cuando no estás huelo el aroma del trozo que tocaste, me siento como si estuviese en ese reino que Dios promete a sus feligreses. Ya se que no te quiero, sino que mi amor se ha transformado en culto para tu persona. Culto a tu risa, culto a tus caricias, culto a cada uno de los instantes en que me dedicas la mejor de tu sonrisas... Por eso ahora que no me escuchas te lo cuento al oído, te lo digo sin que escuches, para que no se quede en tus oídos, sino grabado en tu corazón, para que cuando mires en las profundidades de tu alma solo me encuentres a mí y a nada más, solos tú, yo y la noche, un amor utópico diseñado para nosotros. Que no se cual fue el momento en que atravesastes las paredes de mi cordura, para llevarme a este terreno de locura ideado sólo para nosotros, no se cuando ni como me llevaste a la locura de amarte, al momento de besarte, a preguntas indiscretas al despertar el día de la mejor semana de mi ciudad... No lo se, pero ni me importa ese momento, porque el presente es aún más interesante, seguramente mejor lo sea el futuro...

Pero ahora duerme y no escuches los desvaríos de este loco más que enamorado de todo tu ser y de tu persona, no vaya a ser que por amor te arrastre a la mayor y bendita de las locuras, a ese amar desinteresado y sin motivo, donde solo un beso provoca la risa y donde solo tocar tus manos es como tocar las nubes del sol de primavera, por eso recuerda, siempre yo más."

Con todo su amor le besó la frente lentamente y la chica rubia esbozó una sonrisa, mientras su corazón respondía con un latido inmenso al mensaje de su amante cautivo de su persona.

Que ustedes lo disfruten

Walter Hegor

CARTA 7

Amor mío:

 

Hoy, retomando las buenas constumbres, vuelvo a remitirte una carta de esas en las que me dan ataques de verdadera sinceridad y hoy no va a ser menos. Cada día que pasa me doy más y más cuenta de lo que eres en cada uno de mis días. Sí, tú. Es que me eres tan necesaria como el aire que respiro, porque cuando mi pecho no quiere respirar tú eres la que se encarga de que aspire bocanadas y resurja de su letargo. Tú eres la que, cuando no tengo ganas de reir, haces que salga la mejor de mis sonrisas, tú y solo tú. Cada día lo entiendo menos y por eso me maravilla, por eso me deja sin habla cada segundo y cada instante que me dedicas. Me encanta estar contigo y si puediese pediría que le pusiesen al día más horas para que cualquier cosa anodina no interrumpiese ni uno solo de los minutos que podemos compartir.

259.200 minutos compartidos, son ya muchos minutos compartidos para que ninguno de ellos haya sido interrumpido popr cualquier discusión estúpida, y todo eso me maravilla y todo eso me lleva a pensar esas cosas que te asustan pero que a mi me encanta pensarlas, de ilusión también se vive, amor. Y es que no te puedes ni imaginar que largas se me hacen las esperas en las que se que no estás conmigo y que tengo que esperar para verte, no tienes ni la más remota idea de cuanto sufro y cuanto me apeno por las noches durmiendo en soledad y teniendo presente tan solo el aroma de tu recuerdo. Porque estar durmiendo a tu lado y después no, es como tener el caramelo soñado y no poder alcanzarlo. Que hermoso sentir esta pena de saber que no estás aquí, porque más hermosa será la alegría de poder volver a verte mañana, cada encuentro es, por tanto, el más maravilloso de los regalos. Cada amanecer es el atajo para que se agote el plazo que el destino nos impone entre cada encuentro deseado. Dicen que mis letras tienen el don de desgarrar con la pena y enrojecer con la alegría, no se que harán mis dedos cuando, tras verte, deciden escribir poesía, desgarrados por la pena de tu marcha diaria y anhelante del deseo de recuperarte cada mañana.

No lo se de verdad, amor de mi alma, no se que hacer con el tiempo que me faltas, nunca antes me había sentido así, ni nunca antes se me había resquebrajado el alma ante la despedida diaria de esta forma. Me asusta hasta a mí, entiendo que a ti también te lo haga, pero tal vez esta sea mi condena para purgar mis pecados, amar así, de esta forma, como si la vida fuese los suspiros que te entrego a deshoras, como si esta fuese mi condena, mirarte a los ojos, con el alma enamorada de tu persona, tal vez esta sea mi condena, quererte más que lo que puedo querer a mi propia alma. Qué hermosa condena y tortura......

 

WALTER HEGOR

 

Sí, eres tú, y lo sabes...








Se que ni tú ni yo hemos escuchado esa canción del encabezamiento, al menos en directo, pero si tiene algo que podemos compartir con esas "mocedades" es sin duda su temática y es que por muchos años que pasen siempre alguien será todo lo que dice esa canción para alguien. Porque los sentimientos perduran por encima, del tiempo, de las personas, de la vida y es que con esa canción creo que ya me sobran letras para decirte quien eres, qué eres y que versos puede dedicarte si tú en sí eres mejor que mi poesía. Si solo tus sonrisas son mis mejores versos medidos, si tus ojos son mis mejores metáforas y cada pelo tuyo es la rima de los malos versos indignos que te creo. Porque eres tú... eres tú mi todo y mi nada, poque contigo soy el dios de la creación y sin ti soy Hades esperando las almas que inerte quedan sin tu presencia, entre ellas la mía. Que soy yo ese Orfeo que corre trás tuya a cada paso que das, porque eres tú...eres tú mi corazón y su palpitar

WALTER HEGOR

 

Carta 6

Querida Luz del día:

No creas que me he olvidado de tí, ni mucho menos, simplemente que otros acontecimientos relevantes de la ciudad han necesitado su expresión en este medio que es tuyo, mío y de todo aquel que lo visita. Hoy es un bonito día para recibir una misiva ¿verdad? 1 de Septiembre, buena manera de empezar el mes. Una misiva reflexiva, muy reflexiva. Es cuestión de entender, meditar y pensar un poco. Ahora entiendo porque no he querido nunca, porque no he amado nunca y por qué he tenido que vivir esa mentira durante tanto tiempo. No he podido amar, ni querer nunca porque todo ese amor y esa devoción tenía que estar guardada para ti, no se podía derramar ni una sola gota por el camino porque tú ibas a ser ese recipiente que la recibiese, y parece que te estoy escuchando decir aquello que tanta risa me hace de.. estás loco...Esa afirmaciñon graciosa con la que te ruborizas cuando te digo estas cosas, loco sí, pero por ti. Y bien lo sabes, que ni me queda aliento para respirar cuando estoy contigo porque todo son suspiros que me salen desde las profundidades del corazón y del alma. Es así, de bonito y de agradable.

Porque todo ha sido precioso desde el día en que te volví a ver en los albores de la cuaresma después, de quien dice años. Y quien no lo entienda o se extrañe lo hace por pura envida, porque sabe que el amor no se encuentra como nosotros lo hemos encontrado. Permítame que extienda esta carta al plural, pero creo que he hablado por los dos. Es así, de hermoso y de maravilloso el sentimiento que me aflora o que me atonta más bien (aunque nunca he sido muy avispado las cosas como son). No hay mayor regalo que este tiempo que llevo contigo, y como diría aquel que se pare el tiempo, que yo lo que tenía que encontrar ya lo he encontrado, no necesito nada más para estar completo. Es maravilloso, precioso y dios quiera que eterno, con una vida así.... me río yo de los problemas que puedan surgir, si siempre los sufro a tu lado.

Mil besos de amor desde lo más profundo de mi corazón.

Walter Hegor, siempre tuyo.

Un comic...



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Solo el mar...

Carta 4

Carta 3

Querida mía:

Pese haber actualizado esta mañana, me siento en la necesidad de volver a escribir y no sé que me pasa que desde que estoy contigo mis dedos no dejan de teclear, o de coger bolígrafos y pintarrequetear  versos cutres por todos lados. No sé ni que embrujo, ni que maldición me has puesto, pero desde luego, bendita maldición. Como puedo hacer para explicarte como en tan poco tiempo me has hecho sentir tantas y tantas cosas que ni te las puedo explicar ni te las puedo decir por mucho que lo intente. Es que te miro y sólo suspiro, porque no sé que decirte ni qué hacer para explicarte todo lo que desde mi pecho se manda a mi cabeza. Pierdo las horas del día recordando tus ojos. Sí lo admito, tus ojos me vuelven loco, me dislocan y me dejan sin sentido cada día que pasa, no puedo evitarlo, pero son como aquel amuleto que te hipnotiza, es sólo mirarlos y ver como se me derrite el alma. Sí esos ojos, que cuando me acuesto los tengo en mi cabeza, cuando me levanto los tengo en mi retina y cuando te veo y los tengo delante es como si los tuviera metidos dentro de mi corazón. Esos ojos, sí, esos ojos azules preciosos, hermosos, que me miran y me dejan sin palabras cuando desde su pupila sincera, en sus profundidades, puedo verte cosas que nadie ni tan siquiera a imaginado. Ni los que una vez dijeron que te amaron. Convencido estoy que ellos nunca han podido ver todo esto que yo estoy viendo, seguro, tan seguro como tengo cinco dedos en cada una de mis manos.

Y es que entre tus ojos y tu pelo tengo una guerra abierta, porque no sé a cual  nombrar Dios de mi vida al que rendir culto y pleitesía, pues si uno es hermoso, el otro también lo es y casi le iguala o tal vez le supera. Que decirte preciosa mía, que decirte, si no existen vocablos para poderte decir lo mucho que te amo.

WALTER HEGOR

Os recuerdo que podéis seguir leyendo a Walter Hegor en su novela, relato corto, llámenlo como quieran EL ALMA SOLITARIA

Va por ti

Carta 2

Querida mía:
Ayer robé una estrella del cielo, sí, por la noche, después de que te marcharas, pensén en ti y volé, volé tan alto como tu mirada me llevaba, tan alto, tan alto que llegué a alcanzar las estrellas. Y estando en el firmamento me acerqué de forma traicionera a la estrella más lejana que brillaba con más fuerza y sin que ni ella misma se diese cuenta la metí en mi bolsillo.
 
La luna me miró desconfiada como diciendo que sentía que le robaba un pedacito del alma y yo la miré con esa cara que sabes que pongo cuando he hecho algo y quiero que parezaca que no he hecho nada, y le dije:
 
- Luna, lunera, no me juzgues con tu mirada, que es tan sólo una estrella que llevo para mi niña.
 
Y la luna lunera, se reía mientras me dejaba que siguese volando hasta tu ventana, esa que alguna vez pienso que está tan lejos de la mía...  Y sin que te dieses cuenta entré por ella mientras dormías, tan preciosa como siempre.
 
Saqué lento la estrella de mi bolsillo y la puse cerca de tu techo para que te vigilara y me contara que duermes feliz y tranquila. Para que me contara que conmigo eres feliz, para que me narrara si se te dibuja la misma sonrisa que a mi cuando escucho tu llamada. No te diste cuenta que estaba en tu habitación, pero te besé en la frente mientras escuchaba como se aceleraba el latido de mi corazón.
 
Y me marche volando como llegué, pensando en tu mirada, en tus besos, en tus caricias, en tus mimos, en tus risas....
 
Ahora estoy en mi balcón mirando las estrellas, uniendo nuestras miradas, mientras tú miras la estrella que dejé junto a tu ventana.
 
Walter Hegor
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Carta 1

Querida mía:

Intento escribir verso, intento escribir prosa, pero nada, no me sale nada que no sea explícito, con lo que a mí me gusta andarme por las ramas. Para mí que mi escritura sea tan directa y fluida me supone un trauma, siempre me gustó ser más retorcido pero ahora no puedo. No puedo, porque ahora siento como si mi pecho explotara y no pudiese hacer nada por pararlo, siento que si no digo las cosas o si no las hago es como si no las tuviera en mi ser. Y preguntarás y todo por qué. Ni yo mismo lo se, pero me encanta y lo peor (o lo mejor se mire) es que empiezo a no entender los días si no estás, que me cuesta un mundo las horas si no estás a mi lado y es lo más hermoso que he sentido jamás.

Ya te he dicho que nunca me había sentido así, y todo gracias a ti, es que ahora no puedo escribir otra cosa que no sea que tú estés presente, no puedo escribir nada en que no estés , no puedo pensar en nada que no seas tú. No te puedo describir algo que me encantaría, no te puedo describir como bombea mi pecho cada letra de tu nombre por la sangre de mis venas, no te puedo describir como por los impulsos de mi sistema nervioso van viajando esos ojos azules que me llevan por la calle de la amargura, no te puedo describir como al despertar eres la primera imagen de mi mente y al dormir eres la última, ni te puedo contar como eres la reina de mis sueños ni la musa de mis versos, aunque pienses que no lo mereces.

Me decías que tal vez fueses ilusión, pero eres más que eso, eres una luz que ha alumbrado un planeta oscuro en el que gracias a tí a vuelto la vida. Eres una vida plena, nueva, sin la que no entendería multitud de cosas, te lo decía ayer, me ha nacido un nuevo miedo, un miedo a pensar que te pierdo, a pensar que no estuvieras, un miedo que nunca había sentido y que ahora me petrifica con tan sólo intuirlo cerca.

Más no puedo abrirme para que sepas lo que ocurre dentro de mi mente cuando estamos a solas, mirándonos sin decir nada, simplemente mirándonos, mientras me pierdo en tus ojos, en tu mirada, en tu sonrisa, mientras me pierdo en ti. No sé como has llegado hasta aquí ni se como te he dejado pasar, pero ya me da igual, me encanta que hayas llegado hasta ahí y que me hagas sentir como me siento, porque la vida sin ti.... estoy seguro que mi vida sin ti no sería la misma que la que tengo ahora, te quiero, eso es así y no podré ni querré hacer nada por evitarlo.

Walter Hegor

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres